Nadie ha escrito un libro tan elegante como éste en el que los libros, las bibliotecas, la cultura y los bibliotecarios están tan presentes en cada uno de los capítulos. Como bibliotecaria debo honrar a la autora y felicitarla por la forma tan bonita de integrar al libro en cada una de los capítulos de libro Ex libris: cuentos de amor y libros publicado por la Editorial Punto Rojo. Ningún capitulo está puesto en este libro de casualidad, y he de deciros que la sensación que me ha transmitido es que cada uno de ellos podría desarrollarse y convertirse perfectamente en una novela de manera independiente.

La lectura comienza con la frase de Dickinson y la autora en el prólogo nos hace reflexionar sobre lo que es un libro y la forma en que se queda en ti. No es casualidad que los capítulos estén ordenados de manera alfabética, que es algo que me di cuenta a mitad de la lectura, y que en la jerga bibliotecaria se llama ordenación sistemática. La autora nos cuenta cuándo nació este libro (2016), en qué momento de su vida y que primeramente estaba escrito en catalán, así como el sinfín de concursos literarios que se presentó con los cuentos de manera individual entre 2016 y 2019. En 2020 completó el libro con otros cuentos que primeramente no estaban en versión original.

Es un libro en que se nos dice a quién rinde homenaje y un apartado de agradecimientos por parte de la autora de las personas de las que ha recibido apoyo. Hay un cuento que pensó en desarrollarlo como novela, pero yo veo muchos. Te quedas con ganas de leer más y las temáticas son dispares, pero tienen un punto en común que son los libros, en algún momento de la narración y de los capítulos individuales alguno de sus personajes se va a topar con los libros o va a tener alguna relación con ellos. Por ello me ha parecido tan bello como bibliotecaria encontrarme con un libro así.

Comenzamos la lectura con el capítulo llamado Ábreme y Léeme y lo acabamos con El virus. En jerga bibliotecaria los artículos no alfabetizan y hasta ese detalle me gustaría resaltar. Es un libro que recomiendo a todo aquél que como yo sienta pasión por el mundo de los libros, las bibliotecas y la cultura en general, porque además te vas a topar con un sinfín de curiosidades desconocidas para mí, y en los que se nota por parte de la autora una labor ardua de documentación.

Os voy a transmitir los detalles que me he ido encontrando, quizá para vosotros han sido otros, pero por ello os invito a leerlo y disfrutarlo como yo lo he hecho. El protagonista principal es el libro y es él quien de primeras nos habla con poesía y amor.

Si hay algo que también me ha llamado la atención y que puedo extraer de la autora, es que además de sentir pasión por los libros, se transmite su pasión por viajar, porque en muchos de los capítulos la encontramos en diferentes lugares del mundo. El primero en Marruecos, pasando por Egipto y Jordania entre otros. La autora también utiliza recursos de frases de personajes célebres para iniciar alguno de sus capítulos. Y es otras ocasiones se hacen referencia a clásicos de la literatura y a lecturas imprescindibles como El principito.

A lo largo de la narración hay diferentes escenarios, uno más bonitos y otros de una tristeza desoladora, como es el caso, en el que nuestra protagonista se ofrece como voluntaria en un campo de batalla llevada por la Cruz Roja y es la encargada de regentar un bibliobús. Ella ama su profesión y es ella misma quien les cuenta los cuentos a los soldados cuando han terminado su día. La autora transmite muy bien la relajación que sienten estas personas al escuchar a la lectora leyéndoles el libro en círculo y hacerles sentir seguros y fuera de peligro con Los cuentos de Canterbury. También el conductor se presenta como un gran lector y fotógrafo. Un lugar para sumergirse en la lectura en mitad del caos y de cómo era ella la que les ayudaba a escribir las cartas para sus familiares.

Un homenaje rendido a la Biblioteca de Sarajevo y la explicación al por qué el día 24 de octubre se celebra el Día de las Bibliotecas en el que a través de una carta a su madre se afirma que los monstruos existen y son más peligrosos en la vida real. De mano de la autora sabemos qué libros contenía la Biblioteca y los usuarios que asistían a ella. Y el encuentro con un lector peculiar apasionado de Shakespeare.

El detalle y la delicadeza en el capítulo La bola de cristal. ¿Cuántas veces no te has quedado maravillado viendo lo que contenía una de estas bolas de cristal en las que en el interior hay alguna figura o representación? La escena nos ubica en una librería de viejo y la sorpresa viene al encontrarse con una de ellas. En el que se resta importancia a la búsqueda de una primera edición de Gabriel García Márquez, por encontrar ese pequeño detalle que le maravilla.

“Todos escribimos cada día en el libro de nuestra vida”

Se nos habla del trabajo en una biblioteca universitaria. Y del proceso de conversión de fondos de la misma. El protagonista ahora es el punto de lectura dentro de un libro encontrado con un texto con mucho amor.  Así como del olor de los libros, comparándolo con el agradable aroma del café en el que mezcla dos placeres con los que disfruta la autora. El libro que se nombra en esta ocasión es La aventura del café de Felipe Ferré y que encuentra en una cafetería.

De Felipe Ferré llegamos a Tolstoi con Guerra y Paz en el que un grupo de alumnas en prácticas se reúnen en grupo para comentar dicha obra que les hace remontar a sus antepasados. Para llegar a la historia de Jim con sus palabras escritas en la arena. Una historia preciosa.

Llegado del poema de Gilgamesh se nos introduce otro capítulo que hace referencia a la columna VI del texto babilónico. Se nos cuentan muchas curiosidades sobre quién fundó la Biblioteca en época de Asurbanipal y de lo orgullosos que se sentían de pertenecer a esa cultura y del tipo de libros que también se leía allí sobre todas las materias que es lo que hizo que de allí naciera la catalogación sistemática (que os hacía referencia antes) y que se aplica de manera actual en la organización de las bibliotecas. Se nos cuenta la historia en esa época y de cómo las ciudades sufrieron saqueos y sus libros más destacados de esa etapa.

En los capítulos también prima el amor, por ejemplo, en el capítulo La casita, en el que un grupo formado por edades diversas, Roberto y una mujer son protagonistas y quienes se arriesgan con su valentía a leer el “libro de los libros” en el que encuentran un conjuro para conseguir el amor eterno y en el que se deshace la idea falsa de las brujas.

En Con los ojos abiertos comenzamos con una frase de Orhan Veli Kanik, en el que se realiza un homenaje a la poesía sufí y se nos cuenta la manera de ordenar un poema, así como en las partes en que se divide un manuscrito. Es Veli quien cuenta su historia y sus aventuras y cómo conoce a Iria en Estambul. Al igual que se habla de los libros se habla de las librerías, y en esta ocasión se habla de Fazil y lo que aprendió allí. Se realiza un homenaje a los libros de la época, con el Libro de la Felicidad, en cuanto a ornamentos y la pintura en miniatura que se muestra en el libro en época del Islam y el significado que ello conlleva. Sabemos que Veli Kanik fue el segundo poeta más leído del mundo y la autora nos invita a realizar un paseo por Estambul.

También hueco para los elementos con que se escribe un libro, el calígrafo y sus accesorios de los que la autora nos detalla sus diferentes nombres.

Lugar para la literatura infantil de la mano de Un cuento de hadas, en el que Hada Georgina cuenta un libro a los niños que atentamente la miran y están expectantes. Es un Hada que lleva gafas y en este apartado extraigo un guiño hacia el bullying que en ocasiones se realiza a los niños por el simple hecho de llevar gafas, la autora le quita importancia. Otro capítulo también dedicado a los cuentacuentos, de la mano de Pepa en el que los niños disfrutan con las aventuras del Capitán Flint y en el que la narradora que lo cuenta recuerda sus momentos de niñez en octubre. Nos trasladamos a Laponia en el que la nieve nos acompaña y a su vez la Reina de las Nieves y en el que de nuevo en la fantasía es ella misma la que nombre al protagonista como el bibliotecario de palacio.

Y si hay lugar para los niños, para el amor, para el conocimiento, también hay lugar para la fantasía en De madera. En el que se nos describe a una “biblioteca maldita” a la que fue a trabajar y quien fue quien le dio la bienvenida y en la que los muebles y cajones se abrían solos y en el que los libros se mostraban contentos de tener una nueva bibliotecaria que amara su pasión.

La manera en que se organiza una biblioteca es a través de la CDU y ella también está presente en el capítulo Devoralibros, en el que la protagonista se define así, porque es capaz de leer varios libros a la vez. Y si sabemos que a la autora le gusta viajar, los libros y el café, también sabemos que siente predilección por las plantas. Quizá puede ser ella misma la que se retrate en este capítulo.

Se nos invita a entrar en un palacete señorial de la mano de Ende, y conocemos su inclinación religiosa y en qué consistía el arte de la escritura y las miniaturas. De cómo aprendió del Maestro Magius y de la relación de una monja con él. Se habla en este capitulo del trabajo del Beato de Girona datado del año 970 y en el que en él figuraba su nombre junto al de Emeterio. Se nos explica cómo idearon el códice. Y entre las curiosidades que nos deja la autora sabemos que el Beato de Girona fue el único manuscrito que conserva la primera de la primera pintora en la Europa occidental.

Se reflexiona sobre el libro que debe llevar uno cuando va de viaje de la mano de Catalina quien lee todo tipo de libro. Ella acude a una gran casa y lo primero que va a buscar es la biblioteca y en los que ve a una madre y a un hijo, y que son los principales sospechosos de un asesinato que se ha ocasionado en el lugar. Sabemos que el capítulo En la abadía está inspirado en la novela La abadía de Northanger de Jane Austen.

Cómo no tenia que aparecer un capítulo relacionado con el título de la obra Ex libris, en el que es del autor Shakespeare del que se habla y en el que un hombre profesa su amor a su pareja a través de un ex libris con su nombre y en el que el símbolo del libro es hallado por la nieta en una librería antigua.

Y si antes hablábamos del Islam, ahora hablamos del califato de Córdoba en el que se recitan poemas por toda Córdoba. Destacar el Poema de Wallada y lo que une la poesía y del alegato de la mujer de sentirse libre frente al odio y a la traición.

En la lectura somos capaces de meternos incluso en un cuadro, en el que el paisaje nos recuerda un retrato campestre y en el que una mujer lee un libro en su regazo apoyado sobre su vientre y en el que va a escribir su libro personal porque la mujer está embarazada.

Cervantes no podía faltar en este libro y se habla del tercer robo de la obra de Cervantes en el 4º Centenario en el Castillo de Peralada y de quién fue el ladrón. Se nos detalla cómo es la Biblioteca de Palacio y en la que se contiene la colección cervantina más importante del mundo. La autora aprovecha para destacar la importancia del Quijote en la literatura.

Ahora nos ubicamos en el bosque en el que hay una casa abandonada y son los animales los que ayudan a la protagonista de esta historia a reconstruir la biblioteca y los libros que quedaron que los califica la autora como “libros enfermos” y deben trabajarlos en el “hospital para libros”. Es un paisaje bucólico y se nos explica la misión que tienen y hay algunos libros que pueden salvar y otros no y los que no vuelven a la madre Tierra de donde provienen.

Nos trasladamos al mundo maya y es ahora el propio pergamino el que nos habla, del orgullo que siente de sus colores y de las reflexiones que se le plantean sobre quién lo escribió, pintó y se habla de lo que hay retratado en él que es el calendario dedicado a Venus y lo que hay representado. De cómo lo abandonaron y de cómo se le da vida al papel a través de su voz, ya que él quiere ser mostrado al mundo, pero se encuentra encerrado en una cueva. Sabemos de mano de la autora que es el Códice Grolier, la obra conservada más antigua de América y que fueron capaces de desgarrarla y que encuentran custodiados en Museos de México.

Llegamos al capítulo Ilusión en el que Ura se junta con su amante en el bosque, él le escribía poemas y de nuevo aparece la fantasía a través de los animales fantásticos tricéfalos. Y en el que se afirma que “no se puede juzgar a nadie por su apariencia”. Es ahora un hechicero quien destruye la naturaleza y se sube a un unicornio. En este momento también están presente los libros, de manera simbólica con una página suelta. Y en otros de cómo la biblioteca se convirtió en nave espacial y viajó por el espacio alejándose del Campus.

Serafín es otro de los personajes que nos encontramos en la novela y es él quien nos cuenta historias recordando las novelas que le recuerdan a su infancia. Hay un sinfín de títulos que la autora nos muestra en este apartado entre las que destaca Moby Dick, La isla del tesoro entre otras, para que las lean los niños y se maravillen con las historias que no tienen fin.

De nuevo la historia ubicada en el campo de refugiados de Calais, en el que prima la pena y el dolor y en el que los corazones están destrozados y en el que la bibliotecaria no está preparada para vivir una historia como esa. Ella propone crear una biblioteca con donaciones con libros de todas clases y públicos y darle a ese lugar de guerra un lugar de paz y cultura, la autora le pone el nombre de “bibliotienda”. Ahmed es el ayudante de la biblioteca y Saima se encarga de la decoración. Es momento también de contar leyendas para que no cayeran en el olvido.

En muchos papeles, podemos observar marcas de agua, y de una manera muy sutil la autora también nos habla de ellas. Ubica a la protagonista en Caldea, ya que la protagonista de esta historia quiere olvidarse de todo, allí se nos describe el edificio modernista en que se alberga el balneario y de la caída de un papel en el agua, en el que se reproduce un Castillo en los Cárpatos.

En muchas ocasiones se nos hace referencia a la cultura islámica y arábiga y en esta ocasión y en referencia al libro Las mil y una noche, el capítulo titulado Las mil y dos noches en el que no se sabe si es un cuento por la sensualidad que nos acompaña, un sultán aparece con su hija contando cuentos a su visir.

Niños hospitalizados en la planta novena y el horror invade el ambiente, pero en el que los libros hacen que la bibliotecaria vaya por esa planta a contarles a los niños y que se olviden por un momento en el lugar en el que se encuentran, ya que gracias a la amabilidad de la mujer, son capaces de introducirse en el propio cuento también resaltando las ilustraciones que lo acompañan.

Otro detalle curioso que conocemos las Homilias de Mush entre 1200 y 1202, y en el que en el siglo XIII Yerznka nos muestra como era Armenia Occidental y sus monasterios. Y cuál fue el origen de dichas homilías a través de un encargo de un rico mercader hacia su hija. Relacionado con esto, Venecia con la Isla de San Lázaro y el gran número de imprentas que se alojaban en el lugar, así como la vida de Lord Byron que se enamora de la lengua y la civilización armenia. Se nos habla de las letras del alfabeto armenio, de su biblioteca en un monasterio y de las características de Lord Byron como gran lector y de lo que le enseñó el monje bibliotecario. Se habla del Monasterio de Arakelots cerca de Mush en el que se encontraron libros destrozados y profanados y en el que se encontraron parte de las homilías partidas por la mitad. Conocemos los movimientos que realizaron las homilías y de dónde finalmente quedaron ubicadas.

En el capítulo Olor de papel se hace referencia a los libros Café con aroma de mujer de Fernando Gaitán y El Perfume de Patrick Süsking y en los que la autora nos invita a sumergirnos en el olor de los libros y los que nos traen recuerdo de olores. Hay capítulos llenos de sensualidad y capítulos en los que se habla de cómo se realizaban los papiros con los juncos.  De las casas familiares llenas de libros y en el que se encontraban muchos mundos, en un paraíso en que podía devorar los libros. Y en el que su abuela y su madre trabajaban con telas.

Nos transportamos también a Rumania y a su Biblioteca Nacional en el 2016, y en el que visita también el Palacio de la Curtea Veche y lo que contenía. Aquí la protagonista se llama Mina y está escribiendo un diario, es una persona que cree en lo espiritual y siempre lleva en su cuello una cruz de su abuela. Ella misma es fan del Señor Stroker y llega en su aventura a un castillo rodeado de libros. Este capítulo titulado Paso de Borgo, está inspirado en la novela Drácula de Bram Stroker.

El peligro de las bibliotecas con el riesgo de ser quemadas. En este caso se nos habla de un cortocircuito y en el que había el miedo de que el fuego acabara con los libros y en la desaparición de las librerías. Esta historia está basada en el libro Fahrenheit 451 de Bradbury y en el que se nos relataba que cada uno de los habitantes de la ciudad se memorizaba un libro que más le gustara para recordar lo más importante y en caso de incendio no se perdiera.

“Somos lo que somos porque en nuestro mundo hay libros”

Siempre se ha asociada a las bibliotecarias con “ratita de biblioteca” y en esta ocasión es una niña Valeria la que le apasiona leer, no concibe su vida sin libros, y en su colegio es considerada la rara porque siempre iba acompañada de un libro y su bocata. Ella era diferente al resto y la llamaban así de manera despectiva. La autora nos vuelve a maravillar con la fantasía de la mano de un ratoncito que la invita a su mundo de libros.

Sobre el futuro se habla en Roboteka en el que los humanos convivirán con los robots en la biblioteca. Podría ser a modo de crítica, en el que no deben los robots quitar el trabajo a los bibliotecarios. En un viaje a Japón es donde lo descubre y entra en pánico. Conocemos la descripción de los lugares y hay uno de los robots que nos explica la inteligencia artificial en qué consiste. Y en relación del futuro de los libros, de habla de los audiolibros.

Del Libro de las Maravillas del Mundo de Marco Polo y de las bibliotecas especializadas con sus libros entre los que destaca La cocina de las palabras. El protagonista ha montado un negocio sobre ello y brinda.

También hay momentos en la lectura que podemos inmiscuirnos en la propia novela y es en el caso de la novela Guerra y Paz en el que el autor puede vivir en carne propia el terror, el miedo y la incertidumbre.

Se nos habla de un día en el trabajo de un bibliotecario, de sus funciones y de la ordenación de los libros en el que le acompaña un becario que es un apasionado de la lectura de Lorca. Se extraen dos poemas de Qasmima un poeta de Granada del siglo XII y de los versos de la Canción del Jinete de Federico García Lorca. Así como referencia a los Entremeses de Cervantes y la obra de Lope de Vega, Fuenteovejuna con el motín y las palabras que lo paralizan.

Del momento mágico en el que un padre cuenta a su hijo un libro a través de la figuración de un sombrero mágico, y en el momento en que va a contarle un cuento y del que de una caja sacaba sus cuentos favoritos. Este capítulo creo que es un recuerdo a el cómo nuestros padres nos contaban los cuentos por la noche antes de dormir. Se llama El sombrero mágico.

La protagonista de esta historia se siente la Indiana Jones de los libros, ella quiso ser siempre arqueóloga porque sentía pasión por el mundo antiguo y es ella misma quien se dedica a restaurarlos. Se habla de la expedición en la Ruta de la Seda y su equipo. Y de nuevo un documento importante nos ocupa ese apartado, Sutra del diamante del año 868 considerado el más antiguo del mundo encontrado en una cueva de China.

Del recuerdo de los abuelos y de los momentos de lectura. De las vacaciones que nunca se acababan y de la libertad de ir lejos de los peligros de la ciudad.  De las hojas finas de los libros y del sabor a cacao y banana de la mano de Demetrio.

Y un capítulo final muy significado llamado El virus que nos habla del covid-19 que asoló a la población mundial en el año 2020 y del significado que en ese momento tuvieron los libros para calmarnos cuando el alma sufre. Ahora son los libros los que hablan y los que echan de menos a los lectores que no saben porque no acuden a buscarlos. Es primavera y se trastoca todo, y todo desaparece de repente. Es un momento de angustia y los libros miran fuera en silencio mientras la lluvia cae. Ahora los libros cobran vida y son ellos mismos los protagonistas, no son nombres de hombres o mujeres, sino de libros que hablan….La Celestina, En las orillas del río Sar, El Conde Lucanor, Fortunata y Jacinta y la literatura francesa de la que surgen frases bellas.

Los versos corren por la Biblioteca y dan paso a Heródoto y su historia y se preguntan, cuándo todo volverá a la normalidad, ya que la CDU había perdido sentido, ya que no había nadie que preguntara ni busca los libros. Son las revistas también las que se sacuden las hojas para quitarse la pena y las noticias del exterior son muy alarmantes. Los libros creen que van a pasar a un segundo plano pero no fue así, todo era igual que antes, pero con cuidado y medidas preventivas.

“Ni un virus ni nadie es capaz de destruir la magia contenida en un libro”

Darle mi más sincera enhorabuena a la autora por este libro que recomendaré a todo el mundo y que en cualquier momento volveré a leer para deleitarme con sus capítulos. ¡Qué bella labor ha realizado la autora y en darle a los libros el lugar que se merecen! ¡Enhorabuena Isabel!.

 

 

Reseña del libro Ex libris: cuentos de amor y libros de Isabel Mª Rojas Herrera 
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas