Existen dos métodos generales de alfabetización: por letras correlativas, o por palabras; en este último caso, unas veces se tienen en cuenta las partículas menores  (artículos, preposiciones y conjunciones), y otras no; si estas partículas van al principio, generalmente se posponen al final de la frase; unas veces separándolas de lo anterior con coma y otras entre paréntesis, en ambos casos con versal.

CASOS PARTICULARES

1)      Diccionarios. Se alfabetizan según las normas académicas: a este respecto, María Moliner, en su Diccionario de uso del español, prescinde de la ch y la ll como letras y las alfabetiza por el lugar que les corresponde en cuanto c-h y l-l; en su caso existe una pequeña justificación, por cuanto, como ella misma advierte, su obra se destina primordialmente a la consulta por extranjeros; sin embargo, deben alfabetizarse, por cuanto en español existen como letras, no como meras combinaciones de letras; es distinto el caso de la rr, con la cual no comienza ninguna palabra, y por lo tanto no puede considerarse letra sino por su sonido. Las voces que comienzan con preposición se alfabetizan por la voz, posponiéndole entre paréntesis aquella: A hurtadillas = Hurtadillas (A)

2)      Vocabularios y listas de palabras. Se alfabetizan por sus términos, prescindiendo de artículos, preposiciones y conjunciones.

3)      Índices alfabéticos

4)      Párrafos y apartados. Las letras que indican su división se ponen de redondo si son versales y de cursiva si son minúsculas, y en ambos casos se prescinde de la ch, de la ll y de la rr.

La alfabetización y sus casos particulares
Comparte en:
Etiquetado en:                                

Un pensamiento en “La alfabetización y sus casos particulares

  • 03/12/2014 a las 19:18
    Enlace permanente

    Lamentro discrepar de parte del post, en concreto su alusión a María Moliner, su Diccionario de uso del español y el hecho de que prescinda de las letras [sic] ch y ll en la alfabetización. Y es que hace ya veinte años que no se debe aldfabetizar por tales signos puesto que, como explica la Real Academia de la Lengua, no se trata de letras de nuestro alfabeto, sino dígrafos, “esto es, conjuntos de dos letras o grafemas que representan un solo fonema”.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas