El cervantismo y la bibliografía cervantina

El cervantismo y la bibliografía cervantina

El cervantismo nacido gracias a los méritos del Quijote llegó a constituir una especie de género exegético en el que han intervenido toda clase de escritores, eruditos y aficionados.

El cervantismo y la bibliografía cervantina

Lope de Vega, en una carta dirigida a un personaje desconocido y fechada el 4 de agosto de 1604 hace la primera mención crítica del Quijote, francamente adversa. En el siglo XVIII, el cervantismo adquiere un tono erudito y crítico y en 1737 aparece la primera biografía considerable del autor del Quijote por Gregorio Mayans y Siscar.

En la época romántica, el cervantismo adopta actitudes nuevas, afectivas y más profundas. A partir de 1833, se publicó en Madrid la gran edición del Quijote con notas de Diego Clemencín, seis tomos, en muchos aspectos todavía no superada y en 1864 se publicó un inteligente estudio de Juan Valera.

Pinche aquí

El tercer centenario de la publicación del Quijote (1905) produjo muchos libros y estudios, entre los que destacan el de Menéndez Pelayo, El Quijote  y la cultura literaria de Miguel de Cervantes, en cierto modo la piedra angular del cervantismo y el libro más original y bello que se ha escrito en torno al Quijote: La vida de Don Quijote y Sancho de Miguel de Unamuno.

Pinche aquí

En 1914 se publicación las Meditaciones del Quijote de Ortega y Gasset y a partir de 1916 las ediciones anotadas por Francisco Rodríguez Marín, culminación de todos los comentarios anteriores. El libro de Américo Castro El pensamiento de Cervantes (1925) es el más ambicioso y profundo trabajo de investigación.

Pinche aquí

Helmut Hatzfeld en El Quijote como obra de arte del lenguaje (1927) aplicaba los nuevos criterios de la estilística a la máxima obra de la literatura española y Amado Alonso, Dámaso Alonso, Leo Spitzer, Joaquín Casalduero, Luis Rosales y E.C. Riley han hecho importantes estudios sobre su estilo y esencia.

Pinche aquí

El cervantismo y la bibliografía cervantina pueden seguirse regularmente en la revista Anales cervantinos que desde 1951 publica el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: