En Enemigos de Cautiverio: de los que quedan detrás. Garrido Robles, nos refleja una realidad de la vida de España en la década de los 90, en que la 2ª Guerra Mundial afloraba y daba paso a una época terrible en nuestro país como fue la Guerra Civil Española.

Nos situamos en la ciudad de Barcelona y en un personaje principal Hermógenes Ramos, un detective privado al que encargan una misión muy particular. A lo largo de la novela irán apareciendo un sinfín de personajes que ayudarán, impedirán o darán pistas acerca del trabajo que se le encomienda a este personaje. Tiene que buscar a Joan Vilaplana, que fue visto la última vez en 1938.

Garrido Robles aprovecha esta novela para realizar unas reflexiones sobre el ser humano y del papel de la mujer en la sociedad de esa época. Enemigos de cautiverio está escrito en primera persona del plural, con el nos. Y me ha dado la sensación de que estaba escrito con una influencia poética a la hora de plasmar el escritor sus frases y capítulos a lo largo de la misma. Hermógenes Ramos lee la Vanguardia.

Nos encontramos con unos personajes peculiares. Hermógenes es un personaje inseguro y chapucero como el mismo autor define y Lorena una joven cuyo padre ha sido represaliado por el nuevo régimen, y su familia paga las consecuencias de su desventura.

Hay que decir que esta novela está publicada por Europa Ediciones una editorial italiana muy activa, que le dio oportunidad de publicar su primera novela.

Os invito a su lectura.