Y si de cuentos hablamos, la primera imagen que me viene a la memoria es la de Antonia Rodenas de Alicante. Ella nos transmite a través de sus cuentos, la belleza personificada y enfocada a un público diverso porque serás tú quien interprete el cuento de una manera u otra. Lo que estoy segura es que ninguno de ellos te va a dejar indiferente si se trata de un cuento de Antonia Rodenas.

 

En esta ocasión nos encontramos con Iliana, la niña que escuchaba el viento e ilustrado una vez más por Carmé Sole en quien ha confiado para la mayoría de sus publicaciones por la conexión tan esplendida con la que han interconectado desde el principio. Éste cuento en particular he de deciros que está galardonado con el Premio CCEI de Literatura y Lista de Honor de Ilustración.

Iliana, la niña que escuchaba el viento ya está presentado en un formato mayor al de la totalidad de sus cuentos, con tapa dura y de tamaño superior para que sus ilustraciones acompañadas se luzcan aún más si cabe. Ahora lo que nos cuenta Antonia es una historia real, una historia contada por Iliana y su familia.

Iliana es una niña a la que le han enseñado la importancia de la familia, de la naturaleza y de la amistad y esos valores son los que transmite Antonia a través de este cuento. Su casa huele a primavera y la familia no tiene muchas cosas pero aún así son felices. En el cuento se respira tranquilidad, familiaridad y cariño, mucho cariño. Al abuelo de Iliana le gusta la poesía y no es de extrañar cuando a Antonia le apasiona también la poesía.

A partir de un hecho en el cuento, las ilustraciones van tomando una tonalidad más oscura, los colores se apagan para dar lugar a ambientes sombríos, foscos o más afligidos por lo que le está ocurriendo a la niña.

Las ilustraciones vais a ver que en todo momento os transmiten hasta el mínimo detalle desde los sentimientos de nuestra protagonista hasta por el momento por el que está aconteciendo, si la casa huele a primavera habrá colores cálidos, bonitos, con luz, sin embargo, si hay noticias tristes, el color se volverá gris, oscuro, negro. Los colores no solo transmiten sentimientos si no también detalles. Me he fijado en un patito que os animo a buscarlo en cada una de las páginas del cuento. Me ha llamado la atención quizá tiene algún significa o quizá no pero me llama la atención.

Es un cuento muy entrañable y que estoy seguro que te sorprenderá así como te hará soñar como siempre a través de las ilustraciones tan magníficas de Carme Solé. ¡No dudes en leerlo! Y viaja junto con Iliana.

Reseña del cuento Iliana la niña que escuchaba al viento de Antonia Rodenas
Etiquetado en:                

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eva María Galán Sempere.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad