Si hay algo que me ha cautivado de este libro es la forma tan bonita de adentrarnos en la historia del mundo romano a través de los sueños y del proxoneta bajo imperial llamado Eufronio.

Gracias a este libro conoceréis aspectos de la vida cotidiana romana y podréis llegar a la conclusión que he llegado yo, de que por mucho que lo creamos, todo o casi todo ya lo inventaron los romanos.

Empezamos en el siglo I y llegamos hasta el siglo VI con la obra de Tulio.

“¿Qué es la vida? Vienes al mundo y te vas en un suspiro”

Roma

Nos ubicamos espacialmente en Roma que se nos describe como la mayor ciudad occidental con un millón y medio de habitantes así como la gran capital de oportunidades para todo.

De nuevo nos encontramos un índice (con cinco capítulos en letras romanas) al igual que nos lo presentó Ramón en su libro La muerte de Gilabertus  y una vez más nos hace disfrutar con una novela englobada en la temática histórica. Si en el otro libro, se hablaba de la Edad Media en este nos vamos a encontrar la época romana.

Personaje principal Eufronio

Nuestro personaje principal en esta ocasión es Eufronio, que hace de narrador junto con las pinceladas que nos encontramos del propio Ramón en su libro (vais a averiguar enseguida de qué momentos se tratan porque se tratan con cierta ironía). Eufronio es un prefecto orador de mediana edad, obeso, gran empresario, al que los asuntos del estado no le interesan.

“Sobre todo sed discretos, vigilad, estad atentos y no falléis, cumplid lo mandado y seréis recompensados”

También es supersticioso, despótico, listo, activo y una persona al que todos odian. Así es cómo nos lo presenta el escritor. Es un hombre que no tiene hijos y tampoco le interesa tener.

Sabemos cómo viste porque se nos describe la ropa y como curiosidad contar que el equipo de campaña que vestían pesaba entre 30 y 50 kg de peso.

En esa época también se nos refleja en la novela la existencia de los [email protected] y el trato que se les daba. Ya que Eufronio en más de una ocasión está rodeado de ellos.

“No hay que perder la esperanza cuando algo se quiere de verdad”

Los sueños de Eufronio son en color, no en blanco y negro y sabemos que los dioses (Júpiter, Marte y Juno) no son generosos con él, ya que en sus sueños se le reflejan pesadillas.

Comienzo de la novela

Sabemos que Eufronio fue una persona que en su infancia no lo pasó bien y eso le acompaña durante toda la novela, por su forma de sentir, de actuar, de amar.  Es Gatidia quien lo acoge como si fuera su hijo y le mejora el futuro que iba a tener.

De momento y en la narración nos encontramos en una “tienda” con veinticinco habitantes en las que en sus paredes hay pinturas al fresco que era lo que les gustaba a los romanos y empezamos a conocer las descripciones de cómo eran las villas en época romana. También conocemos la vestimenta de las patricias.

En todo momento sabemos en el lugar en que se desarrolla la escena y nos lo describe con tal detalle que perfectamente podríamos transportarnos a aquel lugar.  Solo te digo a ti lector que estés pendiente porque con Ramón vas a aprender mucho de la historia.

A los romanos les gustaban la orfebrería, las joyas, el oro….y conocemos que imita la romana a la etrusca, griega y la egipcia. Así como que el centro minero más importante del imperio romano se situaba en Hispania. Sabemos asimismo de la importancia que le daban a la producción de la seda.

Gracias a Teodosio en el año 380 el cristianismo fue considerado como religión oficial de Roma gracias al Edicto de Tesalónica.

El tema de la bisexualidad y de la homosexualidad eran prácticas frecuentes en la antigua Roma, así como el lesbianismo comparando y trayendo a colación a filósofos griegos.

Las leyes de la época, la Ley Iulia Municipales y lo que dictaba también lo conocemos en la novela. El tipo de vehículos que tiraban de los bueyes (lectica o litera), el urbanismo romano y las soluciones urbanas.

Curiosidades de la novela

En Roma ya existía el cuerpo de bomberos y el de policía (Roma imperial) y gracias a los yacimientos sabemos que las casas tienen mucha similitud con nosotros en cuanto a la estructura. Gracias a la arqueología se han podido estudiar ejemplos como los de Herculano, Pompeya y Ostia Antica.

También existía ya calzada y pasos de cebra así como señales de tráfico con la señal de alto representada a través de la estatua del Dios Mercurio colocado en un lugar peligroso.

Pompeya era el recreo de los patricios, pero que hoy en día está conservado mejor Herculano.

Hay en ocasiones que es nuestro autor quien corrige a la propia novela como en el caso de la cerámica terra sigilata (T.S.) paleocristiana que es un término erróneo porque la cerámica no tiene religión.

Y también se nos describe los dos tipos de sepelio que se conocían en Roma.

Continuamente Ramón nos está haciendo comparaciones entre la época romana y la actual y no sé por qué época de la historia siente más predilección Ramón lo que sí sé es que a través de sus novelas refleja los conocimientos descritos para que salgas de la novela conociendo un poco más sobre la historia.

 

F I N I S         C O R O N A T          O P U S

 

Reseña del libro Sueños de Eufronio de Ramón Montanyà i Maluquer
Comparte en:
Etiquetado en:    

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas