Había una vez una tortuguita que se llamaba Rosalinda, vivía en un lindo jardín muy bonito lleno de plantas, árboles y flores, ella todos los días paseaba por el jardín arriba y abajo, de vez en cuando comía algunas hojas frescas que encontraba en su paseo, y también bebía agua fresca de una pequeña charca que había cerca.

 

 

Así pasaba el día a día sin tener nada mejor que hacer, entonces  se dio cuenta que no tenía nadie con quien  hablar, jugar y divertirse,  por aquel  jardín tan florido  y grande, entonces se dio cuenta de lo solita que estaba y  empezó a llorar desconsoladamente, de pronto,  una mariposa que pasaba por allí la vio llorar y empezó a revolotear alrededor de ella, poco a poco se posó sobre ella y escuchó detenidamente lo  que aquella tortuguita solitaria le decía, y entonces le dijo:

 – yo puedo volar y moverme por todo el valle,  les contaré a todos lo solita que estás  y  seguro que encuentro a alguien para que juegue contigo –

 La tortuguita le dijo;  ¿ tu harías eso por mí ’?

La  mariposa casi sin contestar echó  el vuelo y desapareció de su vista. La tortuguita se quedo mirando al cielo muy triste,  pensando que nunca más volvería a ver a la mariposa y que seguramente, nunca encontraría a nadie para jugar.

Ella siguió y siguió con sus paseos, de vez en cuando levantaba la vista al cielo para ver si veía  a la mariposa volver,  pero volvía a bajar la cabeza y seguía paseando muy  desconsolada.

Un buen día de repente oyó un sonido lejano de risas y alboroto y con sus patitas se levantó para ver que sucedía.

No se lo podía creer,  la mariposa volaba y volaba y detrás de ella, le acompañaban, todos los animalitos que había encontrado por su camino y a los que le había dicho lo triste que se encontraba la tortuguita Rosalinda,  al estar tan solita. Pronto llegaron donde se encontraba Rosalinda y la mariposa les presento. Este es el patito  Tito, esta es la señora gallina, doña Marcelina,  también trajo a sus polluelos, Kiko, Niko y Rosaura. La tortuguita daba salto de alegría, por fin era feliz. Pero no se dio cuenta que muy despacito, muy despacito también venía otra tortuguita a hacerle compañía, se llamaba Sebastián.  Todos juntos empezaron a cantar  reír y le prometieron a la tortuguita Rosalinda,  que ya nunca estaría  solita y todos los días saldrían al jardín a jugar con ella. A partir de ese día,  la mariposa pasaba por allí todos los días para darle los buenos días a todos los animalitos y ellos le contestaban riendo y cantando, pues gracias a ella,  habían encontrado una amiguita con quien jugar y pasar el rato.

 Y colorín colorado,  este cuento se ha acabado.

Cuento La tortuguita Rosalinda por Mery Valcren
Etiquetado en:    

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad