Y Sueños de arena comienza así….

Le descubrí por azar y casualidad del destino, seguramente llevaba algunos  años conmigo pasando inadvertido,  pero nunca  había percibido que existía y ese día  sin querer, fijé la vista en él, tenía la mirada vaga y  perdida,  la verdad es que  podía haber sido en cualquier parte,  pero mi retina se posó  precisamente allí,  fue solamente un soplo,  un instante,  pero me pareció ver que se adivinaba o por lo menos se asemejaba   el  rostro y la silueta,  de un caballero inerte, se dibujaba   perfectamente  los ojos, la nariz,  el cabello algo despeinado,  una pequeña  boca carnosa  y  su  atlético  cuerpo musculoso. Estaba  algo  ladeado y desnudo,  era  absurdo,   lo sé,  pero en ese momento no tenía nada mejor que hacer,  e  intenté sin conseguirlo indagar más  sobre  él, seguí insistiendo  sobre el mismo lugar,   pero como si de una magia abstracta se tratara, desapareció.

            Lo busqué pacientemente, sabía de su existencia, estaba segura de que mi subconsciente no me estaba traicionando,  e intuía  también que si lo hallaba,  seríamos grandes confidentes y  amigos.

Si quieres seguir leyendo pincha en este enlace

Sueños de arena

Sueños de Arena de Mery Valcren

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad