Abre mente y corazón y prepárate para soñar y para adentrarte en un viaje hacia dentro, de ti mismo, con el escritor Francisco Gallardo Perogil. Auguro que va a ser un autor que va a dar mucho que hablar porque por lo menos conmigo ya lo ha hecho porque me he sentido atrapada por sus versos. Y cuánto de verdad hay en ellos.

La lectura comienza con una breve biografía del autor y te hace referencia ya al título de su poemario. Luces del amanecer ha sido el título elegido por el autor, para dar comienzo, aunque cualquiera de los títulos que anteceden a los poemas, podría haber sido el elegido y hubiera sido el correcto. Imagino que no fue fácil para el autor elegir uno ya que a cada cual de sus poemas más profundos y más te tocan el alma y el corazón. No sales indemnes de ellos.

Una pequeña introducción realizada por el propio autor te acompaña para mostrarte los seres de luz que te acompañan en tu vida, las luces que te siguen donde tú vas y el despertar de cada uno de nosotros que se refleja en el comienzo de cada día.

El autor nos transporta a un mundo interior en el que los diferentes temas que nos acompañan hace que su lectura sea ágil y a la vez intensa y en la que puedes ir recreándote en cada uno de los poemas. Entre ellos los relacionados con la naturaleza, el amor, la gratitud, lo pequeño, los aspectos intangibles que no se toca con la mano como la imaginación, la serenidad, la amabilidad o la complicidad y muchos otros temas que vais a identificar enseguida.

No hay un aspecto que Francisco se deje en el tintero para que a la vez que leamos podamos meditar gracias a sus versos. Al principio de su poemario se refiere a ti lector como amigo…. y acompañado a él le siguen aspectos relacionados con la naturaleza, como son los árboles y el fluir de la vida. Adentrándonos en lo referente a la naturaleza hay uno precioso que se llama Dormir con la lluvia en el que el autor nos invita a relajar nuestro cuerpo y conectar con la naturaleza, así como aceptar la abundancia que la Madre Tierra tiene para regalarnos. Así como escuchar la música de los pájaros y las olas del mar, así como otro dedicado a los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire.

“Sé paciente porque tus frutos siempre llegan en el instante correcto”

También se nos habla sobre los temores del ser humano, sobre las sombras que nos acompañan, las imperfecciones que en muchas ocasiones nos auto exigimos, y de cómo debemos aprender de las cicatrices y de las heridas que nos acompañan, porque todo ello siempre tiene algo que enseñarnos.

De la importancia de dar GRACIAS por el presente a las personas que desprenden luz con un poema precioso titulado Estrellas en la tierra. Éste me va a servir para recordarle a las personas que me rodean de luz que tienen un poema escrito por Francisco Gallardo y así poder compartirlo con [email protected]

Lugar también para las sensaciones, hablamos en este caso de la intuición, que la califica como una luz interna y que se crea consecuencia de tus experiencias. Así como una enseñanza sobre aprender de lo humilde ya que somos células y átomos.

A lo largo del poemario aparecen insertadas imágenes sobre las que destaca una frase. No sé si las fotos las ha tomado el autor, pero me parece un detalle precioso para resaltar frases significativas y de vez en cuanto hacer un alto en el camino a tanta emoción junta.

Hay un aspecto que quiero destacar por encima de todos en el poemario y es el de quererse a uno mismo. Hay numerosos poemas que hablar acerca de ello, quiero pensar que el autor al igual que yo y otras muchas personas nos trabajamos a nivel interno, cuidamos de nuestra salud mental y eso se refleja en los poemas que nos regala, titulados Sé amable contigo, Tus alas, Sanando heridas o Vuelve a tu centro entre muchos otros.

Entre los que hablan de uno mismo o sobre el autocuidado también me quedaría con el poema ¿Quién eres tu realmente? En el que se hace una reflexión mayor hacia el interior de ti como persona. Y otro Conocerse para amarse en el que hay que aceptar nuestros mayores defectos o virtudes para aceptarnos y querernos de manera incondicional. Siempre hacia amor a nosotros mismos, porque antes que dar amor a los demás nos lo tenemos que dar a nosotros mismos.

Se nos presenta la oportunidad de pararnos y valorar los pequeños detalles de la vida, de los brillos, de los colores y por los que nos debemos sentir muy afortunados. Del camino que debemos elegir cada uno de nosotros, y del que elijas será el correcto y el más bello. O de cómo debemos sentir lo pies en el suelo y agradecer al Planeta que lo conforma todo lo que nos ofrece.

Referencia también a la libertad en el poema Tus alas, en el que se nos presenta un vuelo sin ataduras ni apegos y el de Confianza en la que el proceso consiste en un secreto:  fluir y tener fe porque todo llega. También otro poema precioso en el que Francisco te da la oportunidad de volver a sentirte como un niño.

De los personajes de los que se disfrazan las personas y los egos, al arte de escuchar. De cómo debemos cuidarnos a la vez que protegernos y un poema dedicado a la empatía (que bien merece un poema en los tiempos que corren). De nuevo volvemos a que lo importante eres tú y en lo importante que es aprender a valorarnos.

Se habla sobre la amistad y la práctica de la meditación activa. También reflexiones sobre la vida calificándola como un suspiro y el cómo crear conciencia de que tú debes ser tu mejor amigo.

En alguno de los poemas se hacen preguntas, para que el lector tenga oportunidad de reflexionar sobre ellas, pero hay poemas en los que también se nos lanza una pregunta ¿te apetece cuidar de mí? O ¿y tú que sientes? O que se insertan las preguntas dentro del mismo poema.

Se habla sobre las despedidas a las que no hay que temer y que a veces son dolorosas,  y también momento para hablar del amor y de los amantes.

Hay otro poema que me ha encantado que es el titulado Todo comienza ahora en el que se leen versos tan bonitos como este “es la energía la que se manifiesta dentro de tu ser y se refleja en cada detalle de la perpetua realidad” o “eres el centro y espacio donde habitan todos los universos”. Os aseguro que la lectura fluida que vais a poder hacer del poemario, os va a llevar poco tiempo porque no vais a poder dejar de leer y de emocionaros.

Acabamos con un poema titulado Mil razones para la felicidad en el que el autor te invita a ser feliz de diferentes maneras, pero siempre desde tu corazón y tu entusiasmo por ser cada día mejor persona.

Reseña del poemario Luces del amanecer de Francisco Gallardo Perogil
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas