Los cristianos dividen el conjunto de los libros bíblicos en Antiguo y Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento o Antigua alianza, comprende todos los escritos que se refieren a la alianza de Dios con el pueblo judío. El Nuevo Testamento es una colección de escritos concernientes a la alianza establecida por Jesucristo. La Biblia no es, como el Corán, un solo libro, sino una colección de libros escritos por autores diferentes en épocas diferentes. Los judíos cuentan con 39 libros. Los protestantes para el Antiguo Testamento, enumeran también 39.

¿Qué libros conforman la Biblia?

Los católicos que han admitido en su canon los libros añadidos por la versión griega de los Setenta, reconocen 45. En cuanto al Nuevo Testamento, sus 27 libros son generalmente admitidos por las diversas confesiones cristianas.

La mayor parte de los libros del Antiguo Testamento fue escrita en hebreo. El griego es la lengua del Nuevo Testamento.

La Biblia, nacida en el desierto con Moisés en el siglo XIII a.de C., pasó seguidamente a Palestina, donde se desarrolló al ritmo del pueblo y de la religión, cuya marcha histórica relata. Durante siglos, la transmisión oral desempeñó un papel esencial, y puede decirse que, hasta la época de David, la literatura de Israel fue en su conjunto una literatura oral, de tradición. Fue en el periodo monárquico (siglos XI-VI a.C) cuando se crearon los grandes escritos históricos y políticos. Durante el destierro y los inicios del judaísmo, la Torá o Pentateuco, iniciada en el periodo anterior, adquirió su forma definitiva; con los libros poéticos y sapienciales terminó, en el siglo I a.de C. el conjunto de los libros del Antiguo Testamento.

A principios de la era actual las dos primeras generaciones cristianas dieron testimonio de la obra de Jesús y del nacimiento de su Iglesia en los 27 libros del Nuevo Testamento.