Cuando escribimos debemos tener en cuenta una serie de aspectos que influirán a la hora de componer un párrafo.

Para ordenarlos se usan números o letras, los números pueden adoptar la siguiente forma de composición: 1º, 1. 1), siempre seguidos de cuadratín. Por lo que respecta a las letras, se utilizan minúsculas y de cursiva, salvo que les siga un nombre o frase de cursiva. Ejemplo: de consumo: bebidas, artículos de cocina, etc.

No deben ponerse nunca los números entre paréntesis como hacen los anglosajones, sino con uno solo, cerrando, y siempre de redondo

Igualmente es incorrecto escribir º), 2.º), etc. en cuyo caso o sobran el punto y la letra voladita o el paréntesis.

Si los apartados van incluidos dentro del párrafo, esto es, sin sacarlos aparte, se tendrá en cuenta que en la composición no podrá separarse la numeración de su complemento: 2.º, / porque…; 2) / por qué

Cuando se emplea en estos casos la numeración arábiga ordinal habrá de ponerse siempre una coma detrás de la letra voladita: 2º, los animales… No se acostumbra ponerla cuando se usa numeración arábiga o literal seguida de paréntesis (aunque tipográficamente nada se opondría a ello, puesto que el paréntesis admite coma detrás): 1) los animales….; a) los animales… Por otra parte, en estos casos en que la numeración se hace con letras el paréntesis no va de cursiva en ningún caso, aunque lo vaya la letra, a pesar, también de que nada se oponga a ello tipográficamente.

En cuanto a la puntuación, cuando los apartados van incluidos dentro del párrafo se separan por punto y coma, menos el último, que se separa del anterior con coma y la preposición y; no obstante, si no hubiera la preposición se separaría también con punto y coma

Cuando los apartados se componen aparte, unas veces comienzan con versal y otras con minúsculas, dependiendo ello de la relación de dependencia que guarden con el párrafo en que van insertos o de unos para con otros. Si van de versal, cada apartado termina con punto; si con minúscula, terminan con punto y coma menos el último, que cierra con punto.

En ocasiones, los apartados, se señalan no con números o letras, sino con menos (-), asteriscos o ciertas viñetas llamadas topos: se sitúan con la misma sangría que si fuesen números o letras, pero les seguirá solo un espacio de dos puntos o espacio mediano

Antes del primer renglón del apartado se pone una línea en blanco y otra después del último; en algunos casos, sobre todo en compaginaciones muy apretadas o por necesidades de recorridos, se puede prescindir de este blanco, pero si no existen estas circunstancias es preferible ponerlo, pues contribuye a dar “respiro” a la página

En cuanto a la forma de componer los apartados, llevan siempre la misma sangría que el resto del texto y detrás del signo que indique la numeración (letra o número), medio o un cuadratín.

Cuando en el texto se menciona uno de estos apartados citando la numeración (arábiga o literal), no es necesario usar el paréntesis

(Diccionario de tipografía y del libro. José Martínez de Sousa. Madrid: Paraninfo, 1981)

 

Divisiones del texto en un párrafo literario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eva María Galán Sempere .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies