Si se le pregunta a cualquier bibliotecario su pensamiento sobre la adaptación cinematográfica de un libro, es muy probable que se queje. A veces, sin embargo, las quejas son más que justificadas. A veces una película puede sobredimensionarse o recortar detalles, no entender completamente el punto de una historia o no capturar una buena representación visual de lo que un autor estaba describiendo en el libro.

Desde sus inicios, el cine ha sido una especie de hermano menor del medio más embriagador e intelectual de las novelas. Y muchas adaptaciones cinematográficas de la literatura dejan a los espectadores y a los críticos con la clara idea de que el libro era mejor.

Entonces, ¿qué es lo que hace que una buena adaptación sea popular? ¿Puede una adaptación estar realmente a la altura de la historia que formaste en tu cabeza? Las adaptaciones narrativas, ya sean transmitidas a través de la tradición oral o la palabra escrita, tienen una larga y rica historia que precede al cine. Las obras de teatro, los ballets y la ópera se convirtieron en el medio para que las historias populares llegasen a las masas de alfabetización previas a la misa.

Sin embargo, una película puede lograr lo que todos estos otros medios pueden hacer mientras llegan a una audiencia aún más amplia. El lenguaje cinematográfico incluye la cinematografía, la dirección artística, la actuación, la edición, el diseño de sonido, los efectos especiales, la música, todo lo cual trabaja en conjunto para comunicar ideas y emociones más rápida y visceralmente que los libros. Por ello, vamos a destacar tres libros en los que claramente el libro supera a su adaptación a la gran pantalla.

El Hobbit

Peter Jackson adaptó El Señor de los Anillos de JRR Tolkien perfectamente. De hecho, se puede decir que las películas son incluso mejores que el libro en su presentación y ejecución. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo de El Hobbit. Tal vez Jackson se quedó sin aliento y un poco fuera de sí. Tal vez fueron los problemas de producción. La decisión de centrarse más en la historia e ignorar los efectos prácticos, una decisión que no logró un buen resultado.

La decisión de dividir la película en una trilogía en lugar de una película de dos partes (o incluso una sola) no ayudó en absoluto, alargando la historia hasta llegar a ser prácticamente aburrida para los espectadores. En cualquier caso, las películas empezaron bastante bien para algunos, pero muchos de los fans más acérrimos no podían soportar la Batalla de los Cinco Ejércitos, que era esencialmente una aburrida escena de lucha de 3 horas.

Jurassic Park

Creada por el autor Michael Crichton, Jurassic Park es una de las franquicias más antiguas y exitosas de las últimas décadas. Universal compró los derechos de una versión cinematográfica antes de que se publicara el libro, y ha generado múltiples secuelas, que han sido todas ellas éxitos de taquilla por derecho propio, así como varios videojuegos.

Jurassic Park destaca por haber sido adaptada a un gran número de formatos, teniendo incluso una tragaperras online llamada Jurassic Park Slot. Incluso se creó una serie de dibujos animados, aunque finalmente fue desechada y no se emitió. Sin embargo, más allá de ser una franquicia exitosa, Jurassic Park se ha convertido en un hito cultural.

Sin embargo, si miras un poco más allá, la historia en sí advierte contra muchos de los excesos practicados por la franquicia. La necesidad de llamar la atención del público hizo que el nivel de las películas bajase, sobre todo si se comparaba con el fantástico libro.

El gran Gatsby

La única razón por la que alguien puede ver la adaptación de Baz Luhrmann de la novela clásica de F. Scott Fitzgerald es porque está grabada de forma idónea para la audiencia más joven. La película no está del todo mal, pero no logra aflorar en los espectadores ninguna emoción genuina tanto como lo hace el libro. Es un caso clásico de estilo sobre la sustancia.

Las fiestas son glamurosas y geniales, pero es complicado encontrar una escena que dure más de 5 segundos antes de que la película corte a otra; no hay tiempo para respirar o descansar, especialmente en la emoción. Es como si hubiese prisa por contar toda la historia, lo que puede provocar un sentimiento de inmediatez que hace que se pierda la gran esencia de la historia. Pese a todo, Leonardo DiCaprio realiza un papel muy bueno durante toda la película y vale la pena ver su evolución a lo largo de ella.

 

Tres libros que son mejores que sus adaptaciones al cine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eva María Galán Sempere.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad